Gonartrosis e incapacidad laboral

Gonartrosis incapacidad

Gonartrosis e incapacidad laboral

La gonartrosis o artrosis de rodilla, es la artrosis periférica más frecuente, que suele tener afectación bilateral y predilección por el sexo femenino.

La artrosis de rodilla es una de las formas más frecuentes de incapacidad laboral en muchos pacientes.

La experiencia pone de relieve que en mujeres mayores de 60 años, que en su juventud ejercieron faenas de esfuerzo físico, cuando no existían medios mecánicos auxiliares como fregonas o lavadoras, son más propensas a sufrir este tipo de lesiones.

Todavía hoy, y a pesar de los mejores medios auxiliares para realizar faenas de esfuerzo físico, un estudio detenido de la mecánica articular de cadera y rodilla frente a estos trabajos, evidencia la sobrecarga que suponen.

Podría decirse que lo que más se ejercita o fuerza en los trabajos propios del hogar, son los brazos y hombros, y sin embargo a ese nivel son más excepcionales las artrosis.

La rodilla es muy vulnerable ya que deberá soportar la mayor parte del peso corporal y está entre las partes anatómicas que son más frecuentemente afectadas.

Asociada a la sobrecarga articular, puede producirse esta lesión por traumas, alteraciones biomecánicas, factores hereditarios o infecciosos.

En el ámbito mundial es una causa frecuentemente de invalidez, que suele aparecer a partir de los 50 años, y actualmente en los países desarrollados una de cada seis personas sufre de esta dolencia.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS DE LA ARTROSIS DE RODILLA?

Entre las causas o concausas que vienen a favorecer la artrosis de rodilla están además del sexo, los defectos o vaciamientos, como pies planos, bipedestación prolongada habitualmente, o incluso para una parte de la literatura científica la menopausia precoz, que puede influir sino de un modo determinante, si como coadyuvante de agravación del proceso, y hacer que se presente con mayor precocidad.

¿CUÁLES SON SUS SÍNTOMAS?

Los signos más evidentes de la gonartrosis son la deformación de la rodilla, el chasquido a la movilización, el dolor espontaneo, a la palpación y a la marcha y la limitación de movimientos que puede llegar incluso a la anquilosis.

Para la exploración funcional habrá que señalar cuales son los valores normales de referencia y cuáles son las limitaciones concretas en el trabajador.

El pronóstico de la gonartrosis y la posibilidad de tratamiento que favorezca la funcionalidad, suele ser difícil, lo habitual cuando el dolor es tan intenso que se hace insoportable es recurrir a una artrodesis que pone fin a la movilidad articular, precio que se habrá de pagar por una mejoría más o menos importante en los síntomas dolorosos.

El dolor se presenta o se desarrolla normalmente, al inicio de la marcha o al subir y bajar escaleras.

¿CUÁNDO GENERA INVALIDEZ?

Las causas por las que se llega a la invalidez por gonartrosis pueden ser por incompatibilidad física, el riesgo de agravación o de secuelas graves y riesgos para terceros, así como, disminución en el rendimiento, calidad y fiabilidad del trabajo.

Las gonartrosis avanzada predisponen a accidentes, especialmente, caídos debidas a la inestabilidad y a los vicios dinámicos de la articulación como mecanismo para no tener que soportar los dolores.

Estas caídas, pueden ser causa frecuente de fracturas más o menos complicadas y de pronóstico incierto.

En la artrosis de rodilla la incapacidad laboral depende mucho más de la debilidad del cuádriceps que del dolor articular, o de la intensidad de los cambios radiográficos.

Normalmente se concede el grado de incapacidad permanente total relacionada con trabajos que requieran esfuerzo físico, bipedestación prolongada o deambulación por terrenos quebrados, aunque puede ir asociada o ser concausa con otro tipo de lesiones, en cuyo caso podría concederse la incapacidad permanente absoluta, supuesto este, bastante excepcional.

No hay comentarios

Añade tu comentario